Saltar al contenido

Las 7 Causas Principales de los Dolores de Muelas

Que causa el dolor de muela Imagínese despertar, preparar una taza de café humeante, morder su bajel y Un dolor agudo en su diente lo toma por sorpresa y deja sus ojos llorosos y sus encías palpitando.

¿Cómo puede ser esto? Usted fue a su dentista hace unas semanas para su limpieza regular y no había ningún problema.

Mientras que usted puede pensar que algo notable tiene que pasarles a sus dientes para que le duela, el dolor de muelas puede tener varias causas, y algunas de ellas puede que nunca las vea venir.

Un exceso de bacterias, muelas de juicio impactadas, gingivitis, caries o incluso rechinar los dientes (bruxismo) son sólo algunos ejemplos.

Los dolores de muelas también pueden presentarse de muchas maneras, como encías inflamadas e irritadas, un mal sabor de boca debido a una infección, dolor de cabeza, fiebre, dolor por la presión ejercida sobre las encías y dolores agudos, pulsátiles o ininterrumpidos en la boca.

Dolores de Muelas Causas ¿Cuáles Son?

Dolores de Muelas Causas
Dolores de Muelas Causas

Si usted está experimentando un verdadero dolor en el diente, y está interrumpiendo su día a día, estamos compartiendo las siete causas principales y cómo obtener alivio rápido.

1. Cavidad/Deterioro de los dientes

La causa más común de los dolores de muelas es una caries dental. Las caries suelen ser causadas por una mala higiene bucal (no cepillarse los dientes o no usar hilo dental con regularidad).

Crean un pequeño agujero en su diente que puede crecer más y más profundo a medida que pasa el tiempo.

Las caries también se forman cuando la saliva se mezcla con alimentos azucarados que luego se comen el diente.

Las caries son, al principio, apenas perceptibles, lo que dificulta su detección temprana y mejora las posibilidades de desarrollar un dolor de muelas más adelante.

Visite a su dentista con regularidad para que le hagan limpiezas que le permitan detectar las caries antes de que crezcan.

Si las caries no se tratan, pueden infectar el diente y eventualmente llevar a la pérdida del diente o a algo peor.

Mientras espera su cita con el dentista, aplique un simple enjuague con agua salada para aliviar su dolor.

Mezcle una cucharadita de agua y 8 onzas de agua tibia (¡no caliente!), enjuague alrededor de la boca y escupa.

Repita hasta que haya consumido las 8 onzas. Este método puede repetirse cada dos horas si es necesario.

Si no ve ninguna mejoría, trate de presionarse la mejilla con una compresa fría envuelta en un paño de cocina durante unos minutos.

2. Diente en absceso

Un diente con absceso es una infección dentro del diente, también conocida como “cámara pulpar”, que ha alcanzado la punta de la raíz o alrededor de la raíz. Esto puede resultar en:

  • Una raíz infectada
  • Encías inflamadas
  • Dolor intenso
  • Posible pérdida ósea en el sitio de la infección

Un absceso puede ocurrir cuando una caries ha llegado a la cámara pulpar o después de que su diente es golpeado, un tratamiento dental como una corona que se acerca demasiado a la cámara, o un trauma a un diente como un rechinamiento.

Si usted está experimentando cualquiera de estos síntomas, podría tener un absceso dental y debe hacer una cita para ver a su dentista de inmediato:

  • Inflamación de las encías
  • Enrojecimiento u oscurecimiento de las encías
  • Dolor al presionar sobre el diente afectado
  • Dolor pulsátil que no muestra mejoría después de tomar analgésicos

Cuando un diente con absceso le causa dolor o incomodidad, esperar una cita con el dentista puede ser insoportable.

Afortunadamente, el aceite de coco puede proporcionar algún alivio antes de su cita.

El aceite de coco tiene efectos antisépticos y se puede utilizar para eliminar la infección y ayudar a desinflar la llaga de la encía.

El aceite de coco puede ser usado tópica o internamente para el tratamiento. Simplemente enjabone su tostada con aceite de coco para un bocadillo delicioso que alivia el dolor, añádalo a su café o batido de la mañana, o quítelo directamente de la cuchara (sólo una cucharada a la vez).

Para la administración tópica, masajee suavemente el aceite de coco en los dientes y encías donde está experimentando dolor, o enjuague una cucharada pequeña en su boca durante dos minutos.

Esta técnica se llama extracción de aceite y también tiene otros beneficios para sus dientes, como el blanqueamiento dental.

Sin embargo, aunque el aceite de coco incluye efectos antimicrobianos y antisépticos, usted debe acudir a su dentista para eliminar el riesgo de que la infección reaparezca.

3. Enfermedad de las encías

Más de tres cuartas partes de los estadounidenses mayores de 35 años contraen la enfermedad de las encías, también conocida como enfermedad periodontal.

La gingivitis es el tipo más común de enfermedad de las encías, y entre el 5% y el 15% contrae un tipo más grave de enfermedad de las encías llamada periodontitis.

La enfermedad de las encías es causada por una higiene dental deficiente, lo que provoca la acumulación de placa.

Con el tiempo, la bacteria hará que sus encías se enrojezcan, sangren e hinchen. Aunque muchas personas que sufren de gingivitis no sienten molestias, si la enfermedad no se trata, podría resultar en la pérdida de dientes.

Si usted cree que tiene gingivitis o periodontitis, programe una cita con el dentista inmediatamente y tenga cuidado extra de sus dientes para evitar estas enfermedades.

Asegúrese de usar hilo dental diariamente, cepillarse los dientes de manera efectiva (2 minutos arriba, 2 minutos abajo, 2 veces al día) y usar un enjuague bucal antibacteriano.

4. Lesión/Trauma

Una de las causas más obvias de los dolores de muelas es una lesión dental que resulta en un diente roto o golpeado.

Si esto le sucede a usted, haga una cita con su dentista para que le arreglen el diente inmediatamente.

Si el diente está roto, pegue una gasa o un trozo de goma sobre los bordes dentados para que no le corten la lengua, las encías o las mejillas.

Si su diente se ha caído, trate de volver a meterlo en su cavidad y muerda suavemente para mantenerlo en su lugar y evitar que se lo trague.

Luego, use gasa húmeda, una bolsita de té o una bola de algodón para amortiguar.

Si no puede encajar el diente en su cavidad, guárdelo en leche entera y saliva hasta su cita.

5. Muelas del juicio

Si usted está experimentando dolor en el área de los molares de la parte superior de la espalda y de la parte inferior y todavía tiene sus muelas del juicio, hay una buena probabilidad de que sea el momento de extraerlas.

No extraer las muelas del juicio cuando están listas para salir puede causar un dolor significativo.

Si sus muelas de juicio están listas para salir, notará un área sensible y posiblemente roja en la parte posterior de su boca alrededor de sus molares.

Este dolor sólo aumentará a medida que sus muelas del juicio continúen creciendo, especialmente si crecen desalineadas o de lado.

Si esto sucede, pueden presionar los nervios y los huesos, así como los dientes circundantes.

Las muelas del juicio también pueden quedar impactadas cuando quedan atrapadas entre los dientes vecinos y el hueso de la mandíbula.

Con el tiempo, esto sólo causará más y más molestias y efectos secundarios incómodos, como mal aliento, mal sabor de boca al masticar alimentos, enrojecimiento e hinchazón, así como otros problemas generales de salud.

Si no se trata, las muelas de juicio impactadas pueden provocar quistes e incluso tumores.

Asegúrese de programar una cita con un cirujano oral para la extracción de las muelas del juicio.

Luego, simplemente siéntese hasta el gran día y alivie su dolor con antiinflamatorios regulares de venta libre y remedios caseros.

Hacer gárgaras con agua salada y aceite de coco puede ayudar a aliviar los dolores de muelas del juicio.

Además, trate de presionar un clavo completo en el área afectada hasta que sienta una sensación de entumecimiento en las encías.

El aceite de clavo funciona de la misma manera cuando se cepilla o se masajea suavemente sobre los puntos doloridos.

Los clavos y el aceite de clavo se encuentran típicamente en las tiendas de comestibles si no los tiene a mano.

6. Rectificado de dientes/Bruxismo

Mientras que usted puede pensar que los dolores de muelas sólo son causados por una mala higiene dental y dientes de crecimiento rápido (lo que generalmente son), también pueden ser causados por malos hábitos dentales, tales como el rechinar de dientes.

Usted puede desarrollar dolor dental asociado con la articulación temporomandibular (TMJ) la articulación que articula la mandíbula inferior con el cráneo, permitiéndole comer y hablar.

Cuando usted aprieta la mandíbula o rechina los dientes, está deteriorando los dientes y aplicando una tensión extra en los músculos de la mandíbula, lo que provoca dolor de muelas y posiblemente una disfunción de la TMJ o del TMD.

Si usted está afectado por el síndrome de la TMJ, su dentista le puede dar una férula dental para reposicionar la mandíbula inferior. Además, comer más alimentos blandos y aplicar una compresa tibia en la mandíbula puede ayudar a reducir el estrés.

Si rechina los dientes por la noche, trate de usar un protector bucal en la cama para proteger los dientes.

Otra opción es comer alimentos más ricos en vitaminas (verduras de hoja verde, pescado, nueces, etc.) para reducir la deficiencia de calcio.

7. Mordedura Anormal

Al igual que el rechinar de dientes, una mordida anormal también causa el síndrome de la ATM.

Los dientes superiores deben encajar ligeramente sobre los inferiores. Una mordida desalineada, también conocida como mal oclusión, ocurre cuando sus dientes superiores e inferiores golpean de manera incorrecta.

Una mordedura anormal puede causar dificultad o incomodidad al morder o masticar.

La mal oclusión es muy probablemente hereditaria y no es la causa más común de dolor dental.

Sin embargo, si ocurre, puede aparecer en cualquier momento de su vida, especialmente después o con el uso de:

  • Chuparse el dedo
  • Uso excesivo del chupón
  • Aparatos dentales mal ajustados
  • Pérdida adicional de dientes
  • Dientes impactados

Afortunadamente, hay maneras de tratar este problema dental. Una mordedura anormal puede ser arreglada a través de cirugía, remoción de uno o más dientes, o con aparatos de ortodoncia u otros aparatos.

Aunque puede haber múltiples razones para su dolor de muelas persistente, la buena noticia es que muchas de las causas mencionadas anteriormente son completamente prevenibles.

Practicando una higiene adecuada, evitando hábitos desagradables como el rechinar de dientes y programando visitas regulares al dentista, cualquier dolor de muelas puede ser reparado.

5 curas de ajo para un dolor de muelas severo y absceso

Los poderes curativos del ajo Aparte de protegerse de los vampiros, el ajo ha demostrado ser un antiséptico extremadamente eficaz a lo largo de milenios, y se ha descubierto que tiene fuertes propiedades antivirales, antimicóticas y antibacterianas.

El ajo ha sido utilizado con fines medicinales por los antiguos chinos que datan del año 2000 a.C.E., y por los antiguos egipcios, romanos y griegos, por lo que el ajo sigue siendo tan importante en estas culturas en la actualidad.

Lo que hace que esta hierba sea tan especial es el compuesto conocido como Alicina, este es el jugo que se crea a partir del contenido de Allin cuando el ajo es cortado o triturado.

Es la alicina la que es responsable de las fuertes propiedades curativas del ajo, convirtiéndolo en un poderoso agente antibacteriano y en un anestésico natural, que alivia el dolor en la zona afectada a la que se aplica.

El ajo actúa como un antibiótico, y con la aplicación repetida (de ajo cortado crudo) en el área infectada puede curar un diente con absceso.

Pero una palabra de precaución, por supuesto use los remedios de ajo a continuación para traer alivio rápido a un dolor de muelas severo que resulta de una infección de absceso, pero siempre consulte a su dentista, un absceso que se deja sin tratar o no se trata adecuadamente puede llevar a complicaciones.

5 Remedios de Ajo para el Alivio Rápido del Dolor de Muelas

5 remedios de ajo para el alivio rápido del dolor de muelas
5 remedios de ajo para el alivio rápido del dolor de muelas

Sólo tenga en cuenta que puede experimentar una sensación de ardor o picazón de leve a moderada al usar ajo crudo.

· Ajo y Sal

Mezclar un diente de ajo con una pizca de sal y triturar hasta obtener una pasta fina.

Aplique la mezcla con moderación directamente sobre el diente afectado, la aplicación excesiva puede dejar una fuerte sensación de ardor. Dejar actuar durante varios minutos antes de enjuagar con agua salada tibia.

Enjuagar con agua tibia y salada no sólo ayuda a eliminar la infección y a matar las bacterias, sino que también elimina cualquier sensación de ardor o picazón persistente por el uso de la pasta de ajo.

·  Mantequilla de Ajo y Maní

Mezcle una cucharadita de ajo machacado con una cantidad igual de mantequilla de maní, aplique la pasta abundantemente alrededor del diente afectado. Dejar actuar durante varios minutos antes de enjuagar con agua salada tibia.

La mantequilla de maní contiene una sustancia llamada reservarlo, un antibiótico natural y antioxidante, que también puede ser utilizado por sí solo como un remedio para el dolor de muelas, pero es mucho menos potente y menos eficaz que el ajo.

Mezclar mantequilla de maní con ajo disfraza el sabor haciéndolo más sabroso.

·  Clavo de ajo en mitades

Recomendado para el dolor de dientes severo, la inflamación y el alivio del dolor de absceso. Corte un diente de ajo por la mitad, coloque el lado cortado de cada “medio diente” contra el área de los dientes y las encías a cada lado del diente afectado y frótelo suavemente durante 7 a 10 minutos.

Una vez que el dolor comienza a disminuir, mastique las mitades del diente de ajo con el diente problemático para liberar más de su jugo “cicatrizante”, el dolor debe desaparecer en 15-30 minutos.

Masticar un diente de ajo también fortalece la inmunidad del diente debilitado, permitiéndole sanar la infección, reduciendo así el dolor y la inflamación. Finalmente, enjuague su boca con agua tibia con sal.

· Enjuague bucal de ajo

Una mezcla potente que puede ofrecer un alivio rápido. Triturar 4 dientes de ajo en una taza de tamaño estándar, añadir una cucharadita de sal, llenar con agua caliente y remover bien la mezcla.

Espere a que la mezcla se enfríe un poco, luego tome un pequeño bocado y enjuague bien alrededor del diente afectado y el área de la encía. Repita el proceso de nuevo según sea necesario.

·  Ajo en polvo

Si no tiene ajo fresco a mano, la siguiente mejor alternativa es usar ajo en polvo. Esto puede picar un poco, así que prepárese, limpie con un hisopo húmedo en el polvo y aplíquelo directamente en el área afectada.

Deje actuar durante varios minutos hasta que el dolor haya disminuido antes de enjuagar con agua tibia con sal.

Combatiendo la infección desde adentro

·  Ajo y Yogur

Si hay mucha inflamación e hinchazón en el área de la mandíbula debido a la infección del absceso, entonces además de usar los remedios anteriores, ingerir ajo ayudará a combatir la infección desde el interior y hará que la hinchazón disminuya más rápidamente.

El ajo es un maravilloso antibiótico natural y es extremadamente efectivo como un antibiótico de amplio espectro.

Y a diferencia de los antibióticos farmacéuticos, las bacterias no (o no pueden) desarrollar una resistencia al ajo sin importar la frecuencia con la que lo use.

Direcciones: 3 a 4 dientes de ajo crudos, machacados o muy finamente picados y mezclados con una porción de yogur natural.